Intérprete de sordos 

Intérprete de sordos

Al lado de mi casa, saliendo hacia a la izquierda, vivían Doña Aurora y Don Juan con sus hijos adolescentes, Esteban y Marcelo.

Doña Aurora era sorda, casi completamente, tenía la audición de un solo oído que si mal no recuerdo no le llegaba al diez por ciento. Era difícil interactuar con ella, además del esfuerzo que suponía, Doña Aurora era una mujer intranquila, buenísima, pero con un eterno desasosiego. Claro, tenía una preocupación constante, y yo creo que era el saberse sola y perdida, encerrada en esa cápsula de silencio.

Don Juan era embarcado, como se decía antes, pasaba nueve meses al año a bordo del buque mercante Rio Carcarañá, de la ELMA, más tarde hundido en la Guerra de Malvinas después de ser abandonado por su tripulación. Cómo lloró Don Juan ese día, qué recuerdo tan triste.

Esteban era bastante mayor que yo, no teníamos una relación fluída, yo lo veía como a un hombre, bastante raro vamos a decirlo, solía sentarse bajo una estructura de pirámide, en posición de loto, y también era mentalista y luchador de nunchaku; mi padre decía que era retrasado.

Marcelo era mi enemigo. Mi sola presencia lo enojaba. Me odiaba porque sí, y a menudo descargaba su ira preadolescente conmigo.

Ahora comprendo que yo ocupaba mucho espacio en su casa,  Doña Aurora  repetía cada día cómo le hubiese gustado tener una hija mujer, como yo. Con ella pasábamos tardes enteras comiendo uvas y viendo objetos del mundo lejano y exótico, piezas de adorno que traía Don Juan de sus viajes. Mirábamos novelas y cocinábamos juntas.

También fue en mi compañía cuando empezó el curso de lectura de labios. Practicábamos una frente a la otra:  Aaaa (la boca como papa, abierta grande); eeeee (la boca es un rectángulo…); efffe (me muerdo el labio inferior); eLe (sube y baja la lengua)…y así con todas las letras, todas las tardes, todos los meses.

Al final del curso Aurora había aprendido a leer mis labios, los de nadie más. Esto estaba previsto, se aseguraba que era cuestión de tiempo adquirir la capacidad ampliada a todas las personas.

Así fue como oficié de interprete de Aurora durante mucho tiempo, estuve metida en todas sus cuestiones y era la voz del mundo, la acompañaba a hacer las compras y le recibía la correspondencia. Y también ayudaba a su hijos a comunicarse con ella; era palpable su inesperado alivio, al fin, por tener quien le explicara las cosas a su madre.

Fue así, sintiéndome poderosa, que decidí vengarme de una vez y para siempre de Marcelo.

continuará

Anuncios

5 comentarios sobre “Intérprete de sordos 

  1. Vio, te felicito y te admiro! Please no lo abandones, está bueno tener un lugar donde escribir y poder expresar tus vivencias y/o fantasias y/o divagues.
    Creo que mi mamá me comentó el año pasado sobre tu blog pero como vos no nos avisaste me olvide y hoy ojeando facebook en alguna parte encontré el nombre y aqui estoy. Acabo de leer sobre la Sra. Aurora. Por favor no nos dejes intrigados, qué pasó con Marcelo? Besos, Adri

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s